1 de junio de 2010

La chica que leía un cómic en el tren

Me dispongo a coger el tren en Chamartín. Al pasar veo que ella está leyendo un cómic. Me detengo cerca y espero a que llegue el tren. Entramos, se sienta, y yo también, en el mismo grupo de cuatro asientos, ella en la ventana y yo junto al pasillo. Pasamos varias estaciones. Yo no me atrevo a preguntarle ni interrumpir su lectura. Portada verde plana. El dibujo me suena pero en principio no lo reconozco. Finalmente creo identificar que podría ser Frederick Peeters, el de "Píldoras Azules", y me suena que podría tratarse de "Lupus". Me pongo las gafas de sol. En principio tenía pensado escribir algo como lo que estoy haciendo ahora, contar el momento en el cual me senté junto a una chica que leía un cómic en el tren y no me atreví a hablarle, pero finalmente acabo haciendo un dibujo de ella leyéndolo. En cierto momento noto que se fija en mi cuaderno, y trato de que no vea lo que estoy haciendo. Llegando a Galapagar, ella se dispone a salir. Justo a tiempo. Como firma, solo una letra G. Arranco la hoja y se la doy. Ella, sorprendida, dice "gracias", y "está de puta madre". Yo solo le sonrío. Duda, se acerca a la puerta, se para, hace un amago de darse la vuelta, pero sale del vagón, con mi dibujo en la mano, y la veo alejarse mirándolo. Continúo mi camino a casa.


David Simal Aguado

jo que crack guille eres un poeta en todos los sentidos...has triunfado doblemente en el dibujo y en el escrito...

Me gusta.

No hay nada como reflejar sentimientos a través del artista que lleva uno dentro.Congratulations!!!


0 comentarios:

Publicar un comentario